La Educación Sexual – el estado de la cuestión

La educación sexual tiene una historia diversa y contradictoria, podemos afirmar que existe un acuerdo ampliamente consensuado en la necesidad de una educación sexual más amplia, tal y como se subraya en la consulta regional en curso sobre el desarrollo del plan de acción europeo para la salud sexual y reproductiva. (SDSR) 2017-202. Este plan incluye niños, niñas y adolescentes, así como sus padres, a través de una estrategia de política europea inclusiva que abarque la importancia de la salud y los derechos sexuales y reproductivos.

Según la Comisión Europea, la salud sexual está relacionada con el estado de bienestar físico, emocional, mental y social que tenga cada individuo. Así, se niega que la salud se identifique como un estado de ausencia de enfermedad. Como ámbito sensible, implica múltiples niveles de costumbres educativas, éticas, médicas, sociales y culturales, que varían considerablemente en toda Europa “

En Europa las estrategias nacionales en materia de salud sexual y reproductiva se centran principalmente en medidas preventivas para el aborto insalubre, las ETS, el VIH, los embarazos no deseados, etc. Mientras que la creciente violencia de género y problemas de salud derivados tienen una menor concienciación entre los mismos estados europeos.

Varios estudios muestran que los jóvenes no se sienten preparados para manejar los problemas que se les plantean al iniciar relaciones íntimas y relaciones sexuales. La educación sexual a través de sus padres es prácticamente inexistente y las escuelas no van mucho más allá del carácter más físico de la reproducción: los órganos sexuales y el uso de métodos anticonceptivos.

En el ámbito escolar, el personal docente ve aumentando su implicación educativa hasta el punto que se les impone suplantar a la educación que los niños y niñas deberían recibir de su ámbito familiar. El personal docente tiene problemas al hacer frente problemas psicológicos y emocionales, pero también físicos entre las alumnas y alumnos d los centros educativos. Se enfrentan a problemas tales como la depresión, violencia, abuso, falta de atención y problemas psicológicos. Sin embargo, el personal docente no recibe suficiente formación que les permita responder a estas circunstancias. Específicamente, cuando se trata de la sexualidad, la mayoría del personal docente no está capacitado para impartir talleres o formación a sus alumnas y alumnos sobre sexualidad, imagen corporal o relaciones saludables. Por otra parte, las y los estudiantes denuncian la presión por parte del profesorado en las lecciones de educación sexual. Creen que estas lecciones son apresuradas e incómodas, promueven un mensaje de “normalidad” en tener relaciones sexuales antes de la edad de consentimiento mientras se use anticonceptivos.

En ausencia de una orientación positiva y satisfactoria hacia las personas más jóvenes, este colectivo ha encontrado su propio camino para acceder a la información y aprender sobre la sexualidad en la pornografía. Los estudios y las estadísticas internacionales informan que nuestros jóvenes usuarios de las nuevas tecnologías viven un sentido de la normalidad basado en el abuso sexual y la violencia, donde la percepción de las relaciones y el consentimiento es profundamente sesgado. La manera de relacionarse entre ellos se basa en relaciones por intimidación, cyberbullying, acoso sexual, etc. desencadenando casos de problemas de salud físicos y psicológicos. Éstos son más preocupantes con el surgimiento de nuevas formas de problemas de salud sexual como el dolor crónico en mujeres jóvenes, la adicción a la pornografía, el abuso sexual normalizado en las redes sociales y fuera de éstas.

La educación sexual es fundamental en el desarrollo de la intimidad y las relaciones sexuales, para apreciar y comprender nuestro propio cuerpo. Pero la realidad es que la educación sexual está siendo inadecuada tanto a través de la educación escolar como del propio núcleo familiar. La sociedad de hoy en día esta hipersexualidad, el fácil acceso de la pornografía en edades cada vez más tempranas, el uso exagerado de las redes sociales por parte de la gente joven ha desembocado en un cambio en las relaciones sociales y de la propia intimidad. El amor es visto por la gente joven como un acto funcional de dominación y abuso, tanto física como emocional.

Esta forma más insidiosa de educación sexual cambia cómo se ve y se expresa la sexualidad, reduciendo a hombres y mujeres a meros objetos hipersexualizados, reduciéndolos a meros objetos sexuales, en lugar de una conexión emocional entre las dos partes.

Los estándares aceptados de relaciones sexualizadas y abusivas son los valores en los que los jóvenes están creciendo y se están adaptando rápidamente. El inicio de la pornografía en Internet es cada vez más temprano, a los siete u ocho años, desencadenando problemas con el propio cuerpo y auto-lesiones desde una edad temprana. También se aprende a despreciar y a abusar de los demás como una forma de relacionarse entre las chicas y chicos jóvenes. Esta nueva sociedad altamente sexualizada resta de acciones y métodos de actuación por parte del núcleo familiar y escolar para abordar estos graves problemas.

Tenemos que parar de buscar soluciones y comenzar a empoderar a las chicas y chicos más jóvenes a confrontar y gestionar estas problemáticas sociales. Ofreciendo una efectiva educación y salud sexual, donde se construyan relaciones emocionalmente saludables entre ellos. La educación los prepara para la vida y los equipa con una conciencia del cuerpo y la sexualidad que los apoya a enfrentar al abuso que se promueve en éstos múltiples niveles.

Salud Sexual, Cuerpo Sano, Relaciones Saludables es un enfoque multidimensional de la educación sexual en el contexto más amplio del sistema educativo y desde el entendimiento que sólo puede haber un enfoque que tenga en cuenta todo el bienestar de las y los jóvenes, el desarrollo de la conciencia corporal mediante el autocuidado. Esto hace referencia al propio cuerpo y de cómo nos relacionamos con él, construyendo primero una relación de amor con nosotros mismos y de ahí hacia los demás.

Salud Sexual, Cuerpo Sano, Relaciones Saludables La educación comienza en las guarderías y se desarrolla constantemente en la escuela primaria y secundaria, siempre ajustándose a un aprendizaje dirigido a quererse a uno mismo en un mundo que nos enseña a tener relaciones abusivas con nosotros mismos y nuestros cuerpos, ya través de la comida, ejercicio, entretenimiento, el grupo de compañeros, maestros, etc.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies